Foto_3_(53).jpg

Nissan comparte las raíces de su liderazgo en vehículos eléctricos

La innovación siempre ha estado presente en el ADN de Nissan. Desarrollar tecnologías que benefician a miles de personas es algo que la marca ha hecho desde que inició sus actividades.

Nissan Tama, el primer vehículo eléctrico de la marca y precursor de Nissan LEAF, es un ejemplo de ello. Este pequeño vehículo surgió en 1947 durante la época posterior a la Segunda Guerra Mundial como una solución a la necesidad de Japón de buscar fuentes alternativas al petróleo.

El vehículo eléctrico Tama fue desarrollado por Tachikawa Aircraft Company, que finalmente se convirtió en parte de Nissan. Inspirados por su experiencia en el diseño de aviones, en 1947 los ingenieros desarrollaron el prototipo Tama: un camión de dos plazas alimentado por una batería. Tama fue pionero en su tiempo y proporcionó una solución a la escasez de petróleo en Japón. Por tres años, hasta 1950, uno de sus papeles fue servir como taxi.

En comparación con Nissan LEAF, Tama tenía una batería de plomo ácido de 3.3kW, la cual le permitía alcanzar 65 km autonomía con una sola carga.

Y aunque mucho ha cambiado, en diseño y tecnología desde el debut de Tama, muchas de las mismas características y beneficios permanecen. En ambos vehículos – Nissan Tama y Nissan LEAF – la batería se coloca debajo del piso, lo que le da al vehículo un bajo centro de gravedad y un manejo estable. Además, comparten la ventaja de poseer un manejo silencioso, así como brindar una emocionante aceleración instantánea.

Nissan March EV

Nissan LEAF tiene un segundo precursor, el cual fue presentado en 1983 en la 25ª edición del Auto Show de Tokio, era un Nissan March EV, el primer prototipo totalmente eléctrico con motor de inducción.

El proyecto presentaba un innovador sistema de propulsión eléctrica y tecnologías, con un motor de inducción y una transmisión electromagnética de dos marchas. Como resultado, la batería generaba una autonomía de 160 km a una velocidad constante de 40 km/h. Era la semilla que resultaría en el primer vehículo 100 por ciento eléctrico de producción masiva, Nissan LEAF, 27 años antes de su lanzamiento mundial.

Un futuro prometedor

Hoy, el vehículo eléctrico nuevamente se posiciona como una solución para enfrentar los desafíos sociales como accidentes, congestión y cambio climático. El nuevo Nissan LEAF ha sido desarrollado bajo la visión Nissan Intelligent Mobility, la propuesta de la marca asiática para crear un mundo libre de accidentes y emisiones, más conectado y más justo.

Con el objetivo de atender las necesidades modernas de movilidad urbana, Nissan LEAF ha sido completamente reinventado, combinando un mayor alcance con un nuevo diseño dinámico y tecnologías de avanzada, representando el liderazgo tecnológico de Nissan.

El nuevo Nissan LEAF brinda una mayor autonomía, lo que permite que los conductores disfruten de una jornada más segura y más extensa. El nuevo tren motriz eléctrico alcanza una potencia de 147 caballos de fuerza y 236 lb-pie de torque, logrando una mejor aceleración y un mayor placer para el conductor.

Esta nueva generación de LEAF llegará a México en el tercer cuarto de 2018.